Ir a contenido
Aprende a meditar: cómo el incienso puede ayudar a mantener tu hábito de meditación diaria Parte 2

Aprende a meditar: cómo el incienso puede ayudar a mantener tu hábito de meditación diaria Parte 2

Tener un espacio físico al que acudir a meditar es también una buena manera de reprogramar nuestro cerebro en la formación del hábito. Para ello, no es necesario una habitación de grandes dimensiones ni muchos objetos. Un espacio tranquilo o rincón pacifico en tu hogar, ambientado con ciertos elementos como un bonito porta incienso, un cojín o zafu, y alguna decoración a tu gusto, te servirá perfecto.

También recomendamos realizar tus meditaciones en el mismo lugar todos los días. Ya sea que instales una sala de meditación súper elaborada o dedique un rincón de tu hogar para esta práctica, tendrás más posibilidades de éxito si lo haces siempre en el mismo lugar.

Cómo ambientar con inciensos tus meditaciones.

El incienso que uses como desencadenante de la meditación será siempre una elección personal, con una fragancia que sea agradable para ti y un tiempo de combustión adecuado.

Afortunadamente… ¡Tienes muchas opciones para elegir! Nosotros recomendamos  comenzar con un incienso en varita de hierbas o palo santo previo a la meditación para preparar el escenario. También puedes decidirte por incienso en cono u otras presentaciones que también te pueden servir perfectamente. Un porta incienso tipo cascada de humo o similar le dará un toque extra a tus meditaciones añadiendo una experiencia visual relajante a ese momento especial.

 

Dependiendo del tipo de incienso que elijas, así como del aroma, es importante considerar una ventana cerca de tu espacio de meditación para la ventilación del humo.

¡Recuerda! Con el paso del tiempo podrás incluir acciones a tus meditaciones diarias, o cambiar el lugar de la práctica, pero mientras se establece la rutina y durante el proceso de formación de hábitos, lo mejor es mantener las cosas lo más simples y rutinarias posible. de igual manera, programa el encendido de tu incienso de meditación a la misma hora todos los días.

La clave para hacer que cualquier hábito se mantenga es ser constante. Tomará algún tiempo para que su cerebro asocie el encendido del incienso con los maravillosos efectos posteriores de una meditación.

 

Artículo anterior Formas y usos del palo santo
Artículo siguiente Cómo usar los difusores cómo un experto en tus espacios

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

* Campos requeridos