Ir a contenido
🔥🔥LLEGÓ BLACKFRIDAY🔥🔥
🔥🔥LLEGÓ BLACKFRIDAY🔥🔥
Cómo usar cuencos tibetanos para la meditación: Guía para principiantes Parte 2

Cómo usar cuencos tibetanos para la meditación: Guía para principiantes Parte 2

Cómo vimos en la Parte 1 que son exactamente los cuencos tibetanos y el porque utilizar uno, ahora veremos como sacarle el máximo provecho a este instrumento milenario.

¿Cómo introducir los cuencos tibetanos en tu rutina de meditación?

Aunque parezca algo que solo puede ser usado por expertos, la verdad es que emplear un cuenco tibetano en la meditación es más sencillo de lo que imaginas; sin embargo, hay ciertos aspectos que como principiante debes tener en cuenta para sacarles el mayor provecho. ¡Te dejamos 3 consideraciones básicas antes de animarte a emplearlos para tus rutinas de atención plena!

1- Sostenlo correctamente. Debido a que los cuencos tibetanos se utilizan para la meditación, deben sostenerse adecuadamente para lograr las armonías y vibraciones deseadas. ¿Cómo lograrlo?

  • Apoya el cuenco tibetano en la palma de tu mano no dominante con suavidad.
  • Apoya la mano que sostiene el cuenco en tu regazo o en una superficie cercana.
  • Toma el percutor con la otra mano entre el pulgar y el índice (como si fuera un lápiz).
  • No es necesario tomar el cuenco con fuerza, procura mantenerlo en equilibrio con mucha suavidad.
  • Evita usar anillos cuando emplees un cuenco tibetano: cualquier anillo de metal puede interrumpir el sonido producido por el cuenco.
  • Mantén el cuenco cerca de tu cuerpo para evitar inclinarte y ejercer una tensión adicional en la zona lumbar.

2- Encuentra las vibraciones ideales. Golpea el tazón en el borde exterior o interior, sosteniéndolo en diferentes ángulos para ver cómo responde. Aplica una presión suave para comenzar. Luego, añade golpes suaves para las melodías que más te agraden. Un consejo: empieza con un ángulo de 45° y ve probando desde allí. Eventualmente, comenzarás a notar qué partes y presiones producen las melodías que más disfrutas.

3- Usa agua. Puedes añadir agua al recipiente para cambiar su peso y los sonidos que hace. Pruébalo y observa las ondas que se generan en el agua y las vibraciones y sonidos armónicos que se producen. Eso sí, recuerda siempre secar tu cuenco muy bien para evitar que se oxide.

 

En la actualidad, los cuencos se consiguen en variedad de formas y tamaños y también en hermosos diseños, variando también los sonidos y vibraciones producidos.Pero recuerda, lo más importante de aprender a usarlos es tomarse el tiempo para practicar las muchas técnicas existentes. Lo fundamental es crear melodías resonantes y relajantes. Al principio, te resultará difícil elegir un sonido relajante y crearlos a conciencia, pero con la práctica, definitivamente mejorarás.

Los cuencos tibetanos pueden convertirse en una parte fundamental de nuestra disciplina espiritual, ayudándonos a trabajar con la energía a través del sonido. En Rincón Himalaya tenemos una amplia colección de cuencos tibetanos hermosos y de excelente calidad, variedad de tamaños y diseños. ¡Se trata de valiosas herramientas que ayudan a atraer orden y tranquilidad a nuestras vidas!

A medida que desarrollamos nuestra disciplina espiritual, entendemos cómo funcionan las vibraciones, y los cuencos sonoros están aquí para. Son herramientas valiosas para tener en su camino espiritual ¡Recuerda que cuando el cuenco canta, tu alma también canta!
Artículo anterior Cómo usar los difusores cómo un experto en tus espacios
Artículo siguiente ¿Cómo empezar a usar una lámpara de sal?