Ir a contenido
ENVÍO GRATIS SOBRE $40.000 PROVINCIA DE SANTIAGO
ENVÍO GRATIS SOBRE $40.000 PROVINCIA DE SANTIAGO
Hinduismo y Budismo

Hinduismo y Budismo

 

Quizás ya has leído más de alguna vez frases como: “Cuando hables procura que tus palabras sean mejores que el silencio.” o tal vez: “Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora” al leerlas sin duda nos dan mucho para la reflexión, sin embargo, la primera es una filosofía propia del Hinduismo y la segunda del Budismo y ¿en qué se diferencian estas religiones?

 

Dios Shiva, es el destructor del universo y miembro de la Trimurti (‘tres formas’), la tríada conformada por Brahma (dios creador), Visnú (dios preservador) y Shiva (dios destructor).

 

En el Hinduismo, la creencia es que la vida en la tierra es cíclica, es decir, que uno nace una y otra vez en un proceso que se llama “Samsara”. El bienestar y la calidad de tu próxima vida depende de tu “karma”, es decir, las conductas y acciones de tu vida actual, por lo tanto, lo que te está tocando vivir en este momento, todo lo bueno o lo malo, se deriva de conductas y acciones de vidas anteriores. Si en esta vida, vives una vida de bien y acorde, en tu próxima vida tendrás más chances de renacer en una casta más alta o en mejores circunstancias. Pero si tienes un muy mal karma, puede que renazcas en un animal. Sólo siendo humano se puede escapar del ciclo de la reencarnación y alcanzar la liberación o “moksha”.

Por otra parte, el Budismo, nos habla que todos los seres tienen un mismo deseo: encontrar la felicidad y evitar el sufrimiento, pero muy pocos conocen sus verdaderas causas, puesto que ve la vida como un proceso en constante cambio y sus prácticas tratan de tomar ventaja de este principio para utilizar los cambios inevitables a mejorar nuestra vida. El factor decisivo para transformarnos es la mente y el Budismo ha desarrollado muchos métodos para trabajar directamente con ella. Uno de los principales es la meditación, la cual es una forma de desarrollar estados mentales más positivos caracterizados por calma, concentración, conciencia y emociones como la amistad, ecuanimidad y felicidad. Usando la mente clara y positiva que se desarrolla en la meditación, es posible tener una mayor comprensión de uno mismo, de los demás y de la vida misma. Además de la meditación, las enseñanzas abarcan los campos de la ética, el estudio filosófico, el trabajo social y el desarrollo del ser humano en todos sus aspectos: intelectuales, emocionales, espirituales y culturales.

De ahí que en occidente ven esta religión más como una filosofía de vida y que puede ser practicada por todos.

Ahora que ya sabes la diferencia entre uno y otro comprenderás que algunas de las frases que has visto por ahí tienen un significado más allá de lo que ves…
Artículo anterior Búsqueda de la Felicidad
Artículo siguiente ¿De dónde viene el incienso?